Trabajo fija como prioridad acabar con los falsos autónomos

La ministra quiere delimitar el espacio entre el trabajo por cuenta propia y ajena.

Reforzar las labores de inspección para eliminar los falsos autónomos. Esa es una de las prioridades que se ha marcado la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz para los próximos meses, que también ha incluido en su agenda de trabajo el avanzar en la mejora del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), según un comunicado de la Agencia EFE.

Y es que, según ha manifestado la propia ministra, el modelo laboral dominado por la precariedad “y la rotación laboral extrema es inaceptable”. Es por ello por lo que ha recordado las “duras” cifras del mercado laboral español, así como sus principales problemas antes de añadir que se debe derogar la reforma laboral del 2012.

Cambios legislativos para los autónomos

En ese sentido ha avanzado que entre sus planes figura estudiar la situación de los falsos autónomos con cambios legislativos que lleven a su vez a reforzar la labor de la Inspección de Trabajo y actualizar las sanciones para luchar contra fraudes.

Para ello ha ejemplificado la situación de los riders señalando que un joven en bicicleta con un móvil “no es un trabajador autónomo”, que también ha reiterado su para proteger los derechos de las personas "que siendo en realidad trabajadoras por cuenta ajena se ven abocadas a operar como autónomas frente a su voluntad".

La situación de los falsos autónomos se abordará con cambios legislativos, "delimitando el espacio" entre el trabajo por cuenta propia y el trabajo por cuenta ajena en base a los presupuestos recogidos en los artículos 1 y 8 del Estatuto de los Trabajadores.

Más efectivos

Entre las medidas que se tomarán al respecto destacan el refuerzo de los efectivos de la Inspección de Trabajo, el uso de las nuevas tecnologías, como el big data para mejorar el sistema de control y sancionador de lucha contra el fraude, y se actualizarán las cuantías de las sanciones de la Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social, congeladas desde 2006 con arreglo al IPC acumulado.

En lo referente al Salario Mínimo Interprofesional (SMI), una comisión de expertos evaluará el impacto social y económico de las subidas del mismo y fijará la cifra a la que se debe llegar en 2023, para que sea acorde al 60 % del salario medio, tal como recomienda la Carta Social Europa.

FUENTE: CINCO DÍAS