La CEOE pedirá a Sánchez que las empresas dejen de pagar los primeros 15 días de baja

«Si vamos a hablar de bajas por enfermedad tendremos que hablar también de absentismo», dicen. La titular de Trabajo tiene como tarea inmediata derogar por decreto el despido que permite al empresario despedir a un trabajador que encadene bajas médicas. También en este caso se busca consenso, el aval de las empresas, dado que se trata de una figura legislativa que recoge el Estatuto de los Trabajadores y que requiere la convalidación parlamentaria. Y mejor llevar la norma al Parlamento con el aval de los agentes sociales, en especial de los empresarios.

En estas mesas de negociación la organización que dirige Antonio Garamendi también llevará su propia petición, la principal será que las empresas dejen de pagar los primeros 15 días de las bajas (la Seguridad Social abona desde el día 16). No se cierran a participar en el pago, pero el objetivo es reducir los días. «Si vamos a hablar de bajas por enfermedad tendremos que hablar también de absentismo y de reducir la carga que tienen las empresas por las bajas por enfermedad y reducir los 15 días que pagamos sin que se produzca», asegura una fuente empresarial a ABC. Una referencia podrían ser los autónomos. Cuando estos trabajadores se dan de baja por enfermedad cobran de la Seguridad Social desde el día 4.

El artículo 52d del Estatuto establece que un contrato de trabajo podrá extinguirse por faltas de asistencia al trabajo, aun justificadas pero intermitentes que alcancen el 20% de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos, siempre que el total de las faltas de asistencia en los doce meses anteriores alcance el 5% de las jornadas hábiles o el 25% en cuatro meses discontinuos dentro de un periodo de 12 meses. Este despido fue uno de los elementos que endureció la reforma laboral y la medida fue avalada por el Tribunal Constitucional en octubre de 2019, aunque también existe un pronunciamiento del Tribunal de Justicia de la UE, en sentido contrario, que insta a España a modificarlo.

Como ya informó ABC, el miedo al despido provocó un drástico freno del absentismo laboral en España en los peores momentos de la crisis. La recuperación y la mayor estabilidad en el empleo que comenzó en 2014 hizo que ocurriera todo lo contrario, que las faltas al trabajo repuntaran y año tras año hayan marcado récord.

Como la venta de automóviles o el consumo eléctrico, el absentismo laboral es probablemente uno de los indicadores de recuperación económica más fiables. Así se constata en muchos estudios recientes, en los que la curva ascendente de los indicadores macroeconómicos es casi paralela al que registran las bajas laborales. Más de un millón de trabajadores dejan de acudir cada día a su puesto de trabajo por estar de baja y el coste para la economía supera los 80.000 millones de euros, según diversos trabajos.

FUENTE: ABC