¿Tengo que pagar impuestos por la compraventa de objetos en plataformas como Wallapop?

El comprador tendrá que abonar el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y el vendedor deberá pagar IRPF cuando haya ganancia neta.

El 75% de los españoles asegura haber comprado alguna vez en plataformas online de segunda mano, según un estudio de la OCU. La posibilidad de ganar espacio a la vez que añadimos un extra a nuestros ingresos o la opción de adquirir bienes a un precio más barato que los nuevos cada vez atrae a más consumidores. Sin embargo, conviene recordar que estas operaciones tributan y que Hacienda lleva unos años detrás de ellas. En noviembre de 2017, el por entonces ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, incidió que estas operaciones estaban sujetas a tributación, tal y como ocurre con todas las transacciones comerciales fuera del escenario online.

En concreto, la compraventa online de objetos de segunda mano entre usuarios particulares en plataformas como Wallapop, Vibbo o eBay, entre otras, está sujeta a tributación aún cuando el importe de la transacción sea de poca monta. Los compradores deberán liquidar en todos los casos el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP) a través del modelo 600 de la Agencia Tributaria, un tributo que está cedido a las comunidades autónomas y que deberá abonarse en el plazo de un mes desde la fecha de la operación de compraventa.

Así, el tipo de gravamen a aplicar es de un 4% para bienes muebles y de un 6% para bienes inmuebles, aunque depende de la Comunidad Autónoma en la que resida el contribuyente. En el caso de Madrid, las operaciones por un valor inferior a 500 euros están exentas de pagar este tributo, ya que los gobiernos regionales tiene la potestad de legislar sobre el tipo que se aplica. Cabe incidir en que no se trata de un arancel nuevo y creado a medida para las transacciones digitales, sino que es un impuesto que grava todo tipo de operaciones de compraventa.

Por su parte, el vendedor deberá declarar la operación en el caso de que haya ganancia neta, es decir, cuando se consiga colocar el producto a un precio superior al de compra original y se obtengan beneficios. De este modo, la operación tributará por IRPF y se deberá incluir en la declaración de la Renta en el apartado de rendimientos del capital mobiliario. Así, las ganancias de hasta 6.000 están gravadas al 19%; las de 6.000 a 50.000 euros, al 21% y las superiores a 50.000 euros, al 23%.

Además, y por si Hacienda indaga en un futuro en las operaciones de compra de artículos de segunda mano, los expertos recomiendan archivar todos los documentos que demuestren la operación como correos electrónicos, mensajes o pantallazos de conversaciones.

Denuncia de Facua a Wallapop

El pasado diciembre, Facua Consumidores en Acción presentó varias denuncias contra Wallapop ante las autoridades de consumo de varias comunidades autónomas por no entregar a los usuarios el dinero de las ventas que realizan a través de la plataforma. Una vez que Wallapop ha recibido el dinero del comprador, ofrece un plazo de 48 horas para que compruebe que el artículo está en un estado correcto. De ser así, se efectúa el pago al vendedor en la cuenta bancaria que haya designado, y debe recibirlo, de nuevo, en 48 horas.

Sin embargo, según han usuarios de la plataforma, este último paso no se estaba llevando a cabo, de forma que no les estaban llegando los pagos una vez el comprador acepta el artículo.

FUENTE: ABC