El gobierno esta determinado a acabar con la segunda contabilidad, “software de doble uso”

¿Qué es el software de doble uso, que Hacienda quiere suprimir?

Se trata de programas informáticos que permiten llevar una doble contabilidad al ocultar parte de las ventas. Es decir, el  endémico “¿con o sin IVA'?”, las ventas no declaradas por ausencia de factura o bien por ocultación de parte de las operaciones mediante programas informáticos que permiten llevar una contabilidad B, estos sistemas te permiten cuadrar las cuentas dejando ocultos ciertos cobros sin que nadie se dé cuenta.

Ya en el 2014 La Agencia Tributaria registró una treintena de establecimientos que utilizan programas informáticos para ocultar ventas, lo que se llamó la Operación ‘Scarpe’ (zapato en italiano), una actuación de gran envergadura en relación con establecimientos del sector del calzado y el textil que utilizaban programas informáticos para ocultar una porción relevante de sus ventas, que podría llegar hasta el 30% de la facturación real. 

Las empresas investigadas concentraban las prácticas defraudatorias en las operaciones de efectivo, que hacían desaparecer parcialmente de la contabilidad, a diario y a su voluntad, para rebajar sensiblemente los ingresos, a efectos de la tributación por el Impuesto sobre Sociedades. Los importes declarados a la Agencia Tributaria resultaban sensiblemente inferiores a los que se corresponderían con la facturación real de estas sociedades, hasta el punto de que algunas de ellas llegaban a declarar pérdidas en algunos ejercicios, o márgenes de beneficios muy reducidos, mientras que la facturación anual también declarada se situaba entre el millón y los 10 millones de euros.

Pues bien, ahora, Sánchez quiere prohibir el «software» de doble uso, ya que provoca un agujero anual de hasta 60.000 millones en la recaudación del Estado, según las estimaciones de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha). El presidente durante su discurso de investidura se comprometió a impulsar una ley que incluya la prohibición de estos programas informáticos.

Si bien, el sistema de doble contabilidad se usa de manera generalizada en todos los sectores, es en los sectores que tienen que ver con un consumidor final, como talleres y servicios de hostelería, donde es más habitual su uso. También es frecuente en la compraventa inmobiliaria, donde las ya conocidas escrituras por debajo del valor real de mercado tienen que ir acompañadas de un programa que administre una contabilidad oculta.

FUENTE: ADADE CENTRAL