Gobierno, empresarios y sindicatos acuerdan una subida del SMI a 950 euros

El Ejecutivo aprueba un alza del 5,5%, el mismo que se aplicará a las bases mínimas de cotización este año, dando marcha atrás del plan inicial de la cifra de 1.000 euros y asegura ahora que la subida del SMI tiene que ser “progresiva y asumible” para las empresas, en palabras de la vicepresidenta Carmen Calvo. El salario mínimo interprofesional quedará este año en 950 euros brutos mensuales en 14 pagas, la medida tendrá efectos retroactivos desde el 1 de enero de 2020.

EL SMI (Salario Mínimo Interprofesional) es, según lo define la OIT (Organización Internacional del Trabajo) “la cuantía mínima de remuneración que un empleador está obligado a pagar a sus asalariados por el trabajo que estos hayan efectuado durante un periodo determinado”. En nuestro país, tal y como lo establece el ET en su artículo 34.1, la jornada legal máxima, no podrá tener una duración superior a las 40 horas semanales de trabajo efectivo de promedio en cómputo anual.

En las negociaciones se ha tenido en cuenta la presión de las empresas, grandes, mediadas y autónomos y pymes que han hecho ver a los miembros del Gobierno que la subida propuesta por el ejecutivo, sin el aval de los empresarios, tendría consecuencias nefastas para el empleo, como así ha sido ya entre las empleadas del hogar y los trabajadores del campo por la subida hasta 900 euros del pasado año.

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, anunció el nuevo salario mínimo, tras reunirse con los líderes empresariales y con los secretarios generales de UGT y CC.OO.. «Este ministerio va a hacer grande el diálogo social, con mayúsculas», afirmó la ministra Díaz. Aseguró también, que este Gobierno «es fuerte» y se reafirmó en la promesa de que el salario mínimo alcance al final de la legislatura el 60% del salario medio. Añadiendo que «todos hemos tenido que ceder», a modo de resumen de la negociación exprés que mantuvo con los agentes sociales. La titular de Trabajo en su comparecencia señala que es «un día feliz para todos los trabajadores», porque ayuda a combatir «la desigualdad que existe en nuestro país», alabando «el esfuerzo acometido por empresarios y sindicatos».

Para el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, "cuando llegas a un acuerdo, todo el mundo se deja pelos en la gatera", pues todos tuvieron que ceder en algo. "A nosotros nos hubiera gustado que fuera algo menos porque pensamos que el impacto del año anterior ha sido muy importante, pero también pensamos que es una solución porque la cantidad de 1.000 euros nos preocupaba más"

FUENTE: ADADE CENTRAL