El modelo Escrivá para las pensiones: endurecer la jubilación, inmigración y repensar los planes privados

José Luis Escrivá tiene un plan para "cerrar de forma rápida" el déficit del sistema al tiempo que ligar las prestaciones al IPC.

José Luis Escrivá tiene un objetivo primordial en su mandato al frente del Ministerio de Seguridad Social. Tan complejo como trascendental para las generaciones actuales pero también para las futuras. Se trata, como el mismo señaló durante su toma de posesión, de "cerrar de forma rápida" el abultado déficit que arrastra el sistema público al tiempo que las pensiones se mantiene ligadas al IPC.

Y para abordar esta tarea el ex presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) tiene un modelo que ya dibujó desde su anterior cargo y que también apuntó en esa misma primera comparecencia como ministro. Su plan incluye endurecer la jubilación, fomentar la llegada de personas extranjeras en edad de trabajar y "reflexionar" sobre los planes de pensiones privados.

La primera parte del que se podría denominar como modelo Escrivá fue ampliamente expuesto y reclamado por la AIReF. En la opinión que el organismo presentó el año pasado, se propuso abiertamente "modificar los requisitos de acceso a la pensión para fomentar el aumento de la edad efectiva de jubilación" y aumentar "la carrera de cómputo de la pensión más allá de los 25 años".

Esto es, tratar de que los trabajadores sigan activos más allá de los 65 años e incluir en el cálculo de la prestación años en los que, presumiblemente, los trabajadores habrán cobrado menos y, por lo tanto, tendrán derecho a una pensión más reducida.

En cuanto a la inmigración, el nuevo ministro siempre ha sido un defensor de la necesidad de fomentar y facilitar la llegada de trabajadores extranjeros, de inmigrantes en edad de trabajar, cuyas cotizaciones ayuden a incrementar los ingresos del sistema. El hecho de que el nuevo Ministerio se denomine de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones no hace más que incidir en esa línea de actuación, y Escrivá ya dejó claro en su primera intervención que es necesario adelantarse "para que los flujos migratorios que lleguen sean aquellos que España necesite en el futuro, con una política migratoria consistente basada en el largo plazo".

PLANES DE EMPRESA VS. FONDOS PRIVADOS

Y sobre los planes de pensiones complementarios, Escrivá señaló que es necesario "reflexionar" acerca del papel de estos productos en la imprescindible reforma que precisa la Seguridad Social. El ministro no profundizó en esta línea de actuación, pero sí dio
una importante pista al afirmar que los acuerdos que estuvieron muy cerca de cristalizar en el Pacto de Toledo son un "muy buen punto de partida" para iniciar la reforma del sistema. Y en esos acuerdos había una clara inclinación por favorecer los planes de empresa en detrimento de los fondos privados que se contratan con entidades financieras..

Además, el Gobierno de Sánchez -y más aún Podemos- siempre ha mostrado un cierto rechazo a las ventajas fiscales de las que gozan los planes privados. Tanto es así que encargó a la propia Autoridad Fiscal un estudio sobre el impacto de esas exenciones, hecho que ya supone una clara muestra de que el Ejecutivo quiere atajar los beneficios fiscales de estos productos.

Otras propuestas que la AIReF, un organismo marcadamente presidencialista, lanzó durante el mandato de Escrivá son las de elevar las cotizaciones destinadas al pago de pensiones "a costa de las asignadas" para las prestaciones por desempleo; o "la asunción por parte del Estado de determinados gastos que ahora soportan las cotizaciones, como son, entre otros, los gastos de funcionamiento de la Seguridad Social".

FUENTE: EL MUNDO