La Comisión Europea quiere que los países de la UE caminen hacia un salario mínimo

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, se comprometió con el Parlamento Europeo a poner en marcha una ambiciosa agenda social y medioambiental, una de las medidas más destacadas de su nueva agenda social, es iniciar cuanto antes la andadura hacia un salario mínimo europeo. El procedimiento propuesto, aspira a que en todos los países se fije una remuneración mínima equivalente al 60% del salario medio nacional, siendo otra de las medidas, la creación de un seguro europeo de desempleo. El objetivo es potenciar la convergencia económica entre los socios de la UE, reducir el riesgo de dumping salarial en un mercado laboral sin fronteras y rescatar a una parte de los 110 millones de europeos en riesgo de pobreza.

Nicolas Schmit, nuevo comisario de Empleo europeo, defiende además, la introducción de una renta mínima que garantice a todos los ciudadanos en situación vulnerable unas condiciones de vida dignas, no parece que vaya a ser fácil la aprobación de estas medidas, ya que por su parte los países de Europa central y del Este, con costes laborales por debajo de la media, temen que el marco europeo reduzca su competitividad. Y en el otro extremo de Europa se encuentran los estados nórdicos, preocupados por que su sistema acabe debilitándose. «Las estadísticas salariales muestran que el modelo danés en general garantiza que la mayoría de los trabajadores en Dinamarca reciban un salario que sea decente y que pueda proporcionar un buen nivel de vida», declara al medio británico la presidenta de la confederación sindical danesa, Lizette Risgaard. De hecho la intención de Dinamarca es que si la Comisión saca adelante esta directiva, su sistema de negociación quede exento a ella. Una fórmula que también estudian Finlandia y Suecia.

FUENTE: ADADE CENTRAL