Las ventajas fiscales de los planes de pensiones tienen los días contados

Abogan por revisar las ventajas tributarias en el IRPF para el ahorro privado.

Era de esperar, pero el resultado de las elecciones del pasado 10 de noviembre pone aún más si cabe en el centro de la diana el futuro de las ventajas fiscales de las que actualmente disfrutan los ahorradores españoles. Así, la victoria en las urnas del PSOE y la futura concurrencia en la ecuación de Gobierno de Unidas Podemos, genera aún más incertidumbre sobre este tema teniendo en cuenta las medidas que enarbolan los programas electorales de ambos partidos. Ambos, asumen al 100% la necesidad de revisar la eficacia y la conveniencia de estas reducciones tributarias, un trabajo para lo que ayudará el informe que está preparando la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) al respecto.

El PSOE se muestra abierto a revisar estos incentivos, si bien no se especifica en qué dirección se llevaría a cabo. Así, a pesar de que los socialistas no comparten en su programa electoral la propuesta tanto de Unidas Podemos como de Más País de poner fin o reducir las ventajas fiscales que tienen los planes de pensiones privados, lo cierto es que el Gobierno socialista admite que en la próxima legislatura podría cambiar la fiscalidad de estas herramientas de ahorro. Así lo indicaba recientemente Nadia Calviño, ministra de Economía en funciones, admitiendo que "respecto a los sistemas complementarios de pensiones, hay que analizar en qué medida están funcionando o no los incentivos existentes". 

Además, recordó que la AIReF ya tiene encargado un estudio de todas las bonificaciones fiscales, y en particular sobre los incentivos correspondientes a los planes de pensiones. "Vamos a ver cuáles son las conclusiones de ese estudio, en el que estamos colaborando desde el Ministerio, antes de tomar una decisión específica en un sentido o en otro, señaló.

En este sentido, la presidenta de Unespa, Pilar González de Frutos, reclama "incentivos fiscales auténticos" para fomentar los planes de pensiones privados y "construir un segundo pilar" para el sistema de pensiones, el relativo a los planes de pensiones de empleo. "Actualmente no hay incentivos fiscales auténticos, sino un mero diferimiento de la fiscalidad", subraya.

"Dejo de aportar"

Consultado sobre la posibilidad de que en el medio plazo se terminase de acabar con el sistema de reducciones en la cuota de IRPF por estas aportaciones a planes de pensiones privados uno de los expertos asistentes al Consejo Editorial de la Revista Pensiones de elEconomista reconocía su preocupación acerca de esta posibilidad. "Yo tengo plan de pensiones, pero si me quitan la desgravación fiscal dejaré de aportar", aseguraba argumentando que de otro modo no sería rentable la inversión de ahorros en este tipo de instrumentos que, además, en nuestro país registran unas reducidas rendimiento y elevados costes de gestión en comisiones.

En este sentido, en su programa electoral, la formación liderada por Pablo Iglesias aboga por "fortalecer los ingresos del sistema de Seguridad Social. Así, aparte de la creación de empleo y, por tanto, el alza progresiva de las cotizaciones, Unidas Podemos pide revisar el actual sistema de reducciones de cuotas a la Seguridad Social y de bonificaciones, "que ha demostrado ser incapaz de generar empleo y que supone una pérdida de más de 3.000 millones cada año". Pero ahí no queda todo: "eliminaremos los topes de cotización, de manera que quienes tengan salarios muy altos coticen más, así como los beneficios fiscales por las inversiones en planes de pensiones privados", sentencia el documento.

No en vano, puede ser que el sistema de incentivos y reducciones no esté dando el resultado de impulsar la tasa de ahorro de los hogares y familias españolas. De hecho, no es la primera vez que el propio Banco de España sugiere a las autoridades competentes la necesidad de evaluar la efectividad de los incentivos fiscales para los planes de pensiones y demás productos de previsión social complementaria.

"La evidencia señala que los incentivos fiscales al ahorro tienen un efecto limitado en la generación de nuevo ahorro", señala el director general de Economía y Estadística del Banco de España (BdE), Óscar Arce, añadiendo que "dichos incentivos están concentrados en la parte alta de la distribución de la renta". O lo que es lo mismo, desde el supervisor bancario cuestionan estas ventajas ya que la mayoría de beneficiarios de las mismas son personas con un elevado nivel de renta.

Cabe recordar que, en la actualidad, las aportaciones realizadas a los planes de pensiones permiten una desgravación fiscal a la hora de hacer la Declaración de la Renta. Es decir, se traducen en una reducción de la base imponible del IRPF con un límite consistente en aportaciones de hasta 8.000 euros al año o el 30% de los rendimientos netos del trabajo o actividades económica.

FUENTE: EL ECONOMISTA