¿Cuáles son las causas más frecuentes de despido “procedente”?

Son varias las causas más frecuentes, que alegan los empleadores en los despidos por causas justificadas: impuntualidad y absentismo, disminución del rendimiento, mala conducta, problemas económicos, y despido colectivo, entre otras. Sin embargo la impuntualidad y el absentismo laboral son las más comunes en los despidos, según el Memento despido, elaborado por Lefebvre.

En el caso del Absentismo, el artículo 52.d del Estatuto de los Trabajadores, tras la última reforma laboral (2012), recientemente confirmado, como “constitucional” por el TC, permite prescindir de un trabajador que falte el 20% o más de días laborables de forma justificada durante dos meses consecutivos, aunque las faltas sean debidas a bajas médicas.

Para que la Impuntualidad sea considerada motivo suficiente de despido se tienen que cumplir los siguientes supuestos: ".. la empresa debe justificar que las faltas de asistencia al puesto de trabajo son repetidas, aun justificadas pero intermitentes, que alcancen el 20% de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos siempre que el total de faltas de asistencia en los 12 meses anteriores alcance el 5% de las jornadas hábiles o el 25% en cuatro meses discontinuos dentro de un periodo de 12 meses", señala la publicación.

Con respecto a la Disminución del rendimiento, causa también bastante habitual de despido no es tan fácil justificar que se está produciendo, dada la dificultad por parte de la empresa de aportar pruebas “objetivas” que cuantifiquen la reducción de la productividad, acabando en la mayoría de los casos en los juzgados.

Cuando el despido está motivado por Razones económicas, el empresario puede alegar que existe una situación económica negativa, con "pérdidas actuales o previstas, o la disminución persistente de su nivel de ingresos ordinarios o ventas, siempre que la referida disminución sea persistente, es decir si durante dos trimestres consecutivos el nivel de ingresos ordinarios o ventas de cada trimestre es inferior al registrado en el mismo trimestre del año anterior, como contempla el ET.

En relación a la Mala conducta, como motivación que fundamente un despido disciplinario, son las ofensas físicas y verbales a compañeros o superiores consideradas faltas graves o muy graves en los convenios colectivos, hay diferentes tipos que, siendo los más frecuentes el acoso laboral o mobbing por la orientación sexual, edad, discapacidad, raza o religión.

FUENTE: ADADE CENTRAL