Autónomos: Hacienda te puede investigar, pero no tiene barra libre

Existen ciertas cuestiones que los Inspectores de Hacienda no pueden llevar a cabo durante una investigación. Estos son los límites si tu pyme o actividad de autónomo es investigada.

Hacienda puede iniciar una investigación sobre tu actividad. Tanto si eres directivo o socio de una pyme, como en el caso de los autónomos. En general, cualquier actividad empresarial está expuesta al riesgo de una Inspección sorpresa por parte de los técnicos de la Agencia Tributaria. Sin embargo, hay ciertos límites que los inspectores no pueden traspasar, a pesar de tratarse de una inspección sorpresa.

Desde una empresa de desarrollo de soluciones de contabilidad y fiscalidad para empresas, informan que los inspectores no pueden acceder a ciertas estancias de la compañía sin una notificación previa o sin un documento judicial que se lo permita. En el caso de ser un autónomo o socio que trabaje desde casa, si el inspector quisiera acceder a la vivienda, tendría que disponer de un requerimiento judicial. De no ser así, solo podrían acceder a una recopilación de todas las facturas y la actividad que desarrolle la empresa.

Los inspectores solo pueden realizar una inspección si está presente el propietario o administrador de la compañía, en caso contrario, no deberán realizar la inspección. Además de eso, en el caso de no estar de acuerdo con las justificaciones de los inspectores de Hacienda para realizar la inspección, no se les debe dejar entrar en la empresa.

Aunque se trate de una inspección sorpresa, el inspector debe notificar en todo momento al empresario cuál es el motivo de la inspección y estarán obligados a presentarse en horario laboral, a no ser que se haya acordado previamente otra cosa.

Protección de datos

En ese sentido, pueden solicitar cualquier información de la actividad empresarial, esto es, facturas, certificados de la Seguridad Social, libros de contabilidad, de visitas… y también pueden entrevistar a los empleados, si los hubiera, para valorar el funcionamiento de la compañía. Asimismo, los inspectores están autorizados a recopilar información protegida por la ley de Protección de Datos.

La Agencia Tributaria ha potenciado este tipo de inspecciones sorpresa para evitar el fraude en empresarios individuales y en empresas. Lo conveniente para evitar una mala situación, recomiendan estos expertos, es llevar al día la información contable y tener bien archivados todos los documentos relacionados con el negocio. En caso de no dejar pasar a los inspectores, se podrá ganar algo de tiempo antes de que acudan nuevamente a la empresa con una citación. Aunque se recomienda ser inteligentes. Si se les impide el paso, volverán con la documentación y permisos para entrar. Y esa obstrucción no será una buena señal a enviar a los Técnicos, por lo que la recomendación general es permitir la entrada y dejar trabajar a las autoridades, en la mayoría de los casos.

FUENTE: CINCODÍAS