¿Qué es el FACe y qué hay que conocer para facturar correctamente?

Las facturas electrónicas son obligatorias desde 2015.

El FACe es el punto general de entrada de facturas electrónicas de la Administración General del Estado, a través del cual las empresas y los profesionales autónomos deben presentar sus facturas electrónicas de manera obligatoria desde el pasado 15 de enero de 2015.

Se trata de un formato unificado, con unas pautas comunes de codificación, de presentación y de consulta. Un sistema totalmente integrado con proveedores y con el cliente de generación de facturas del Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

Otra de las características de este tipo de facturas es que pueden ser utilizadas por otros organismos públicos como su punto general de entrada de facturas electrónicas.

Para poder presentar estas facturas se debe acceder a face.gob.es con certificado digital, firma electrónica o a través de Cl@ve.

A nivel normativo, FACe se adecua a la Ley 25/2013 de impulso de la factura electrónica y la creación del registro contable de facturas en el Sector Público, así como a las ordenes ministeriales HAP/492/2014, de 27 de marzo, HAP/1074/2014, de 24 de junio y HAP/1650/2015, de 31 de julio.

Facturas electrónicas

La principal ventaja de las facturas electrónicas es su agilidad a la hora de la tramitación. Además, ahorra costes de correos y de papel, al igual que limita el margen de error humano en el proceso.

Por otra parte, reduce las zonas de almacenaje de archivos y ayuda en la lucha contra el fraude fiscal

Para los autónomos, además, elimina el proceso de archivo y registro manual, así como mejora la gestión de las pymes y beneficia el impacto medioambiental al no tener que utilizar papel.

Los expertos van más allá y aseguran que el uso de facturas electrónicas mejora la productividad de los autónomos y de las empresas, ya que ahorra numerosas llamadas de teléfono y correos electrónicos para asegurarse de la recepción de las facturas, que ahora están a golpe de clic.

FUENTE: CINCODÍAS