Las pensiones de los trabajadores a tiempo parcial subirán gracias al Constitucional

En 2018 uno de cada diez jubilados lo hicieron con esta modalidad, algo más de 25.000 personas, una cifra que se ha reducido significativamente con la crisis

Los 2,9 millones de trabajadores a tiempo parcial que hay en la actualidad acogieron con entusiasmo la sentencia del Tribunal Constitucional dictada el pasado miércoles que igualaba sus derechos de cotización a los de los trabajadores a tiempo completo. Esto supone que ya desde el 1 de julio la Seguridad Social eliminará el coeficiente reductor que utiliza para el cálculo de su pensión, lo que al fin y al cabo representaba una merma en la prestación futura del trabajador, por lo que quienes se beneficien de este fallo incrementarán su cuantía.

Y lo hace porque el Tribunal considera que con este recorte se enfrentan a una doble penalización, puesto que ya el hecho de ingresar menos les ocasiona prestaciones menores. Y, además, entiende que se da a su vez una discriminación por sexo, puesto que un 70% de los empleos a tiempo parcial lo ocupan las mujeres. Se suma así al criterio de la Justicia Europea, que en una sentencia de mayo ya alertaba de esta posible discriminación.

La pregunta es: ¿a cuántas personas puede beneficiar este nuevo sistema de cálculo que la Seguridad Social implantará -aunque sea de forma retroactiva- al menos desde el pasado 1 de julio? A día de hoy es casi imposible saberlo, aunque sí advirtieron desde CC OO que se trataba de «una minoría» de esos 2,9 millones de trabajadores con jornadas reducidas, puesto que ya desde 2013 se había ido modificando ese coeficiente de parcialidad de forma que solo penaliza a quienes tienen carreras laborales más largas -superiores a 15 años-, con un horario que sea un 67% inferior al completo y con una cuantía que no sea inferior a las pensiones mínimas, puesto que si no el Estado las complementa.

¿Cuánto tendrás al jubilarte ahorrando todos los meses?:

Así, a la espera de que el Ministerio pueda informar sobre cifras más precisas, solo puede saberse con seguridad cuántas personas acceden cada año a la jubilación parcial. Y en 2018 fueron 25.702, según los datos extraídos del Informe Económico-Financiero a los Presupuestos de la Seguridad Social de 2019 elaborado por el Ministerio de Trabajo. Se trata, no obstante, de uno de cada diez jubilaciones y supone una fuerte reducción de casi un 16% respecto a 2017, cuando más de 30.500 pensiones correspondían a trabajadores a tiempo parcial. Sin embargo, en términos porcentuales aumentó ligeramente desde el 9,87% en 2017 al 10,45% en 2018.

A la vista de la evolución de los últimos años, puede concluirse que la crisis desincentivó notablemente la jubilación parcial, hasta el punto de que esta modalidad tocó fondo en 2013, precisamente coincidiendo con el año más duro de la recesión, cuando apenas se jubilaron parcialmente poco más de 18.300 personas, el 5,9% de todos los retiros. Desde entonces iniciaron una senda de crecimiento hasta 2017, cuando casi se duplicaron, hasta que el año pasado volvieron a sufrir un recorte. Estamos así lejos del nivel que había antes de la crisis, cuando más de un 14% de las jubilaciones (casi 35.500) eran parciales, el máximo alcanzado al menos en la última década.

FUENTE: LAS PROVINCIAS