ICO y la Cámara de España potencian la competitividad e internacionalización de las pymes

Promoverán la financiación de las pequeñas y medianas empresas.
La Cámara de Comercio de España y el Instituto de Crédito Oficial (ICO) van a desarrollar proyectos conjuntos para potenciar la competitividad y la internacionalización de las pymes, así como difundir las líneas e instrumentos de financiación que ofrece el ICO. Así se establecen en el Acuerdo de Colaboración firmado hoy por los presidentes de ambas instituciones, José Luis Bonet, y José Carlos García de Quevedo, respectivamente.

Entre las principales líneas estratégicas de colaboración que contempla el acuerdo destacan:

  • Asesorar a pymes y autónomos a la hora de elegir la línea de financiación ICO que mejor se adecúe a sus necesidades.
  • Organizar jornadas informativas para dar a conocer los apoyos financieros que gestiona el ICO.
  • Analizar las necesidades actuales de las empresas españolas en materia financiera.
  • Orientar y asesorar a las empresas sobre el diseño financiero óptimo para sus proyectos de inversión.

Según ha afirmado el presidente de la Cámara de España, José Luis Bonet, durante el acto de la firma, "la financiación es clave para el desarrollo empresarial y, por tanto, para la economía española. Por ello, la Cámara de España ha puesto recientemente en marcha una Comisión de Financiación con el objetivo de impulsar medidas que favorezcan el acceso a la financiación para las empresas y convertirse un foro de reflexión estratégica sobre cuestiones financieras que desarrolle, además, la función consultiva de la Cámara en ese ámbito".

Por su parte, el presidente del ICO, José Carlos García Quevedo, ha afirmado que "este convenio de colaboración potencia el propósito del ICO por apoyar la financiación de las empresas, autónomos y emprendedores españoles a través de productos financieros como las Líneas ICO que permiten el fortalecimiento de la actividad empresarial a través de créditos especializados y adaptados a las necesidades de cada empresario y en colaboración con la banca privada".

FUENTE: EL ECONOMISTA