Hacienda envía cartas a las empresas que facturan poco, asustando a pymes y autónomos

La Agencia Tributaria ha enviado miles de cartas a empresas con bajos ingresos, comparados con otras empresas de su mismo sector con datos individualizados instándoles a declarar correctamente, si no lo han hecho ya.

El Fisco vigila de cerca de las pymes y autónomos que facturan por debajo de la media de su sector. De hecho la AEAT lleva dos años enviando este tipo de comunicaciones a decenas de miles de contribuyentes, pero hasta ahora nunca se habían incluido datos individualizados, como el margen bruto, neto y el porcentaje que representan los cobros por tarjeta de crédito del negocio, etc..  en una comparativa con su sector.

Desde ATA (Federación de Autónomos), su presidente, Lorenzo Amor, no está en desacuerdo con el fondo de estas cartas, viendo positivo que el autónomo conozca un estándar del sector, pero sí critica “la forma en que la AEAT se dirige a él”, porque cree que “se está coaccionando” y “diciendo que no tributa lo que debe”, lo que “genera sospechas, como si todos los autónomos defraudaran”.

El presidente de la Asociación Española de Asesores Fiscales (Aedaf), José Ignacio Alemany, también coincide en la crítica a la forma de las cartas, lamentando el fondo, ya que considera que: “Caminamos hacia un modelo en el que la AEAT va a obligar a tributar según la supuesta media del sector”. 

Fuentes de la AEAT señalan que las cartas enviadas a pymes están enmarcadas dentro de los controles del IVA que desarrollan, y explican que las medias del sector son ponderadas, «referencias». Así mismo Hacienda concluye que está realizando un conjunto de actuaciones encaminadas a mejorar el cumplimiento voluntario de las obligaciones tributarias, y a la vez advierte de posibles actuaciones si las inconsistencias que ha detectado se mantienen.

El Fisco avisa de que estos datos pueden ser utilizados como indicio de riesgo fiscal cuando pongan de manifiesto inconsistencias entre la información disponible y las declaraciones de ingresos de la actividad económica o las declaraciones del IVA. «En el caso de que las inconsistencias señaladas persistan, el riesgo fiscal que estas representan podrá dar lugar a los procedimientos de control tributario que sean necesarios», asegura la misiva.

FUENTE: ADADE CENTRAL