La burocracia, el principal problema de los autónomos

El 47,5% de los trabajadores por cuenta propia critica la excesiva carga administrativa.

Llevar un cálculo detallado de los ingresos, contabilizar los gastos y no perder de vista ni una sola factura. Es el día a día de los más de 3,2 millones de autónomos que hay en España. Un papeleo constante que para casi la mitad de los trabajadores por cuenta propia supone el principal problema de su actividad.

El IVA y el IRPF, los principales papeleos a resolver

De hecho, el 47,5% de los autónomos considera que la principal traba que encuentran en su labor diaria son las altas cargas sociales y administrativas, según un informe elaborado por Infoempleo y Adecco. Las facturas constituyen una de las gestiones que más quita el sueño a muchos de estos trabajadores, ya que según reconocen deben estar constantemente pendientes de reclamarlas cuando hacen una compra, por muy simple que parezca. El ticket se convierte así en un elemento indispensable que todo autónomo debe reclamar.

Una documentación que, cada tres meses, vuelve a suponer una carga importante de trabajo para los autónomos, puesto que deben hacer la declaración trimestral del IVA. Es entonces, aunque no hayan facturado, cuando deben reunir todos esos tickets para saber qué pueden y qué no pueden desgravarse. Un ejercicio de transparencia para justificar todos los gastos e ingresos que como pequeños empresarios han incurrido durante ese periodo.

MUCHA BUROCRACIA, PERO ILUSIONADOS

El informe elaborado por Adecco e Infoempleo también arroja otros datos reveladores. Tras el papeleo, la alta fiscalidad se convierte en el segundo quebradero de cabeza de los autónomos. La captación de clientes, la financiación, la economía sumergida o la morosidad completan la lista de preocupaciones.

No obstante, los autónomos reconocen que, aunque se tengan que enfrentar a adversidades, son felices. Seis de cada diez afirman que lo son mucho más desde que trabajan por cuenta propia. El hecho de dedicar su día a día a lo que realmente les llena profesionalmente es el principal aliciente para continuar con su actividad, así como ser su propio jefe o tener mayor libertad en cuanto a horarios. Unas alegrías que compensan en cierta medida, según afirman, las trabas burocráticas a las que deben hacer frente durante su jornada laboral.

FUENTE: EL MUNDO